BD BALANCEADA

¿Qué es la Epigenética y Cómo Puede Cambiar tu Vida

A medida que la ciencia avanza vamos comprendiendo mejor el efecto que tiene el entorno (lo que nos rodea) sobre nuestros genes y cómo este puede afectar directamente la progresión del envejecimiento y enfermedades como el cáncer y la obesidad.

A este estudio se le conoce como epigenética, un campo relativamente nuevo que nos muestra de qué forma el estilo de vida puede afectar la expresión de nuestros genes y el de las generaciones siguientes.

Hoy te contamos más sobre esta ciencia revolucionaria y cómo puedes utilizarla para elevar tu calidad de vida y convertirte en una persona más feliz y saludable.

¿Qué es la Epigenética?

La epigenética es el estudio de aquellos factores (fisiológicos y celulares) que producen cambios en nuestro organismo a través de la regulación genética, es decir, la activación y desactivación de genes. Y aunque estos cambios ocurren sin modificar el ADN de un gen, sí llegan a cambiar la forma en que funciona una proteína en el cuerpo. 

Estas alteraciones químicas en los genes pueden ser provocadas por procesos químicos normales del organismo y enfermedades. Lo interesante y desconocido hasta hace poco es que factores como la dieta, el medio ambiente, la exposición a contaminantes, el estrés y hasta las interacciones sociales que tenemos, también juegan un papel fundamental en este proceso genético.

Este descubrimiento ha cambiado radicalmente la forma en que se entendía el funcionamiento de la vida. Ahora, se cree que los genes y el ADN no controlan nuestra biología (bueno, no del todo), sino que éstos están controlados en su gran mayoría por señales externas del entorno de la célula.

Por ende, la epigenética propone que si queremos cambiar la expresión de nuestros genes, tenemos que comenzar por nuestro medio ambiente. Y es quizá esta una de sus proposiciones más importantes, ya que nos ofrece un enfoque diferente a la hora de tratar ciertas enfermedades; mientras una mutación genética (un cambio en la secuencia de un gen) es muy difícil de arreglar, encontrar formas de eliminar una mala marca epigenética podría ser una solución más sencilla.

¿Cómo alteran estos factores epigenéticos nuestra genética?

Según demostró el Dr. Bruce Lipton, biólogo de células madre y autor del bestseller The Biology of Belief, la capa externa de nuestras células es como un chip de computadora que opera como el cerebro de la célula, y el entorno en el que se encuentra afecta directamente su funcionamiento.

En los animales, este fenómeno se ha podido observar en ratones gestantes alimentados con bisfenol A (BPA), un ingrediente tóxico presente en algunos plásticos. Los efectos adversos de su consumo aparecen no solo en su descendencia sino también en la siguiente generación. Estos incluyen obesidad, diabetes y una mayor frecuencia de cáncer.

Ahora bien, en humanos, el ejemplo más conocido es probablemente el síndrome de alcoholismo fetal, en el que la adicción de una madre al alcohol puede provocar daños irreparables a su bebé. Esto se debe a que los cambios químicos producidos en la madre por el abuso de estas bebidas son heredables a nivel celular. Dichas alteraciones se transmiten intactas durante la división celular de la célula madre a la célula hija y todas las demás células de ese linaje. 

A través de la epigenética se ha descubierto que el entorno que te rodea, incluso antes de nacer, puede abrir y cerrar la puerta a enfermedades que en otras condiciones no hubieses heredado genéticamente.

Y aquí es donde viene la mejor parte. Y es que, según el Dr. Lipton afirma, pese a nuestra herencia epigenética, se ha comprobado que las personas tenemos el poder de influir en nuestro entorno celular a través de cambios de estilo de vida, pensamientos y creencias.

El poder del pensamiento 

Seguro que has oído hablar del efecto Placebo. Un placebo es cualquier cosa que parezca ser un tratamiento médico «real», pero no lo es. Hay muchos estudios que muestran que los síntomas de una persona pueden mejorar con sólo cambiar su percepción y actitud hacia el tratamiento que recibirá. 

Por ejemplo, si una persona espera que una pastilla le cure cierta dolencia, entonces es posible que la propia química del cuerpo pueda causar un efecto positivo en la persona por el sólo hecho de creerlo; y no a causa de ningún acto médico o psicoterapéutico.

Y aunque la ciencia de los placebos aún genera debates, la base epigenética de este fenómeno podría traer grandes beneficios a nuestra salud. En palabras del Dr. Lipton: «Tal y como lo demuestra el efecto placebo, si creemos en algo, nuestros cuerpos podrían comenzar a responder.»

Esto puede ocurrir porque el ADN de las personas es controlado por señales que vienen desde fuera de la célula, incluyendo mensajes energéticos de nuestros propios pensamientos, tanto positivos como negativos.

Esta capacidad propia de interferir en lo que se creía «ya estaba escrito por los genes», es sin duda alguna el mejor planteamiento que hace la epigenética, porque nos confiere la capacidad de mejorar nuestra salud a través de la implementación de ciertos cambios en nuestro estilo de vida que promuevan la activación o desactivación de ciertos genes que promuevan la proliferation de ciertas enfermedades.

Mejorar la salud a través de la Epigenética

La epigenética está en todas partes: lo que comes, dónde vives, con quién interactúas, cuándo duermes, tus hábitos de ejercicio e incluso tu forma de pensar. Mientras que es imposible cambiar el color de nuestros ojos o estatura, sí que podemos modificar nuestra expresión genética.

Por eso, según afirma el doctor, mantener una mente equilibrada y positiva es tan importante como llevar una vida sana y mantener hábitos saludables. Si reeducamos nuestras creencias y percepciones seremos capaces de alterar nuestra vida y reducir el riesgo de padecer enfermedades.

¿Cómo lograrlo?

Empieza por reconocer lo que quieres cambiar

El subconsciente humano es como un procesador que guarda información desde nuestra niñez como un referente para futuras acciones. No es de sorprenderse que el 95% de nuestro comportamiento y decisiones diarias provengan de esta parte de la mente. Por eso cuando tomamos la decisión de cambiar, por ejemplo, dejar de comer comida chatarra, si este hábito está grabado en el subconsciente, será muy difícil conseguirlo, mas no imposible.

Empieza por reconocer qué patrones de comportamiento o hábitos de tu vida actual no te benefician o afectan tu salud ahora o a largo plazo. Una vez los identifiques te será más fácil empezar a trabajar en cambiarlos.

Mejora tu vida a través de la repetición

Contrario al subconsciente, la mente consciente es como una grabadora: registra, presiona un botón y se reproduce. Por lo tanto, hablar en voz alta frente al espejo o leer un millón de libros de autoayuda puede no ser suficiente cuando se trata de hacer cambios permanentes.

La mejor manera de cambiar un hábito negativo es reemplazarlo por un hábito positivo que queremos incorporar. Una y otra vez. Practicando, repitiendo, practicando. Cuando aprendemos algo nuevo, creamos nuevas conexiones entre nuestras neuronas y preparamos nuestros cerebros para adaptarnos a nuevas circunstancias.

Cuando las creencias mentales cambian, también cambian las respuestas neuroquímicas de tus células, y es entonces cuando tu vida se transforma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *